Tag Archive: Xavier Sáez-Llorens


Es domingo…

Lamento informar que, con toda honestidad, quien esté al frente de la iglesia católica en Panamá me es indiferente.Simplemente no es algo que me beneficie o me perjudique en lo más mínimo. Además, la iglesia tampoco es una institución que frecuente de forma constante.No soy adepta a asistir a convivios y me causa gracia ver como a ciertos curas lo tratan casi como celebridades. Un vivo ejemplo de esto es el padre Cosca, al cual con mis propios ojitos vi esperar dentro del BMW de una amiga de mi novio y del cual no  tenía la intención de bajarse hasta que le tocara hablar, para volver a subirse tan pronto terminara el evento. ¿Acaso le cuesta tanto bajarse como cualquier cristiano más?

Claro, mientras el esperaba, el carro con el motor encendido (para mantener el A/C funcionando) y, por su puesto, liberando C02 innecesariamente.

Tampoco me doy golpes de pecho y no tengo la más remota idea de qué es lo que la gente dice en los responsoriales. La verdad, no me interesa.

Sin embargo, debo reconocer que como repositorio de la fe de multitudes de panameños, lo que diga el cura el domingo antes de decir “podeís ir en paz” influye en las desiciones prácticas, morales y financieras de muchos, y es justamente por eso que los sacerdotes deben ejercer más prudencia y pensar mejor lo que dicen a sus feligreses en lugar de regurgitar la posición de la iglesia en temas tan delicados como la planificación familiar.

Solo una vez recuerdo que el cura que dirigía mi grupo de confirmación el la iglesia de Nuestra Señora del Carmen le preguntó a una muchacha que en ese entonces tendría unos 16 o 17 años:

Cura:”¿Tú qué piensas de los anticonceptivos?”

Muchacha: “Ehh, no sé”

Entonces el cura se dirige a la señora sentada al lado de la muchacha, que resulta era la mamá:

Cura: “Oiga señora, cómo es eso que usted no le ha hablado de eso a su hija?”

Señora: “Bueno, eso es para cuando ella se case”.

Cura: “Señora, para cuando ella se case va a ser muy tarde”.

Opinión

 

PETICIONES

Carta abierta al arzobispo Ulloa

Xavier Sáez–Llorens
xsaezll@cwpanama.net

Lo felicito por su designación al frente de la Iglesia católica panameña. Algunos amigos que aprecio me han comentado que es usted una magnífica persona, humilde, solidaria y conciliadora. Enhorabuena. Como sabrá, no compartimos espiritualidad ni creencia. No obstante, este antagonismo es secundario cuando el bienestar del prójimo es objetivo principal.

Me tomo, por tanto, el atrevimiento de pedirle que introduzca cambios para dirigir una institución más humana, menos estigmatizante y desprovista de doble discurso. Dimas Cedeño fue tan gris que la sociedad todavía extraña a McGrath. Aunque sé que le puede resultar difícil contrariar a quien lo designó en esta posición, distánciese de las ideas inquisidoras y anquilosadas de B–16. Demuestre autenticidad y valentía. Me encanta ver a compatriotas dejando legados positivos e imborrables para los demás. Le ofrezco humildes consejos.

Su ámbito de poder es únicamente entre la cúpula eclesial y los feligreses. No pretenda ejercer influencia sobre otros ciudadanos no afiliados a su religión. No interfiera en la salud pública. Este asunto le compete al Minsa. Los métodos anticonceptivos han sido extraordinarios avances para la dignidad femenina, la felicidad conyugal y el planeamiento familiar.

Estos no solo evitan la penosa ocurrencia de embarazos indeseados y abortos provocados sino que, en el caso del condón, previenen la transmisión de enfermedades sexuales, algunas de ellas fatales. La falta de acceso e información sobre la anticoncepción afecta particularmente a la población más pobre del país. Criticar las campañas sanitarias y presionar a los políticos para votar contra estas medidas es irresponsabilidad criminal.

Condene enérgicamente la pederastia del clero. La frase de cero tolerancia es un buen comienzo, pero vaya más allá y entregue a la justicia a cualquier sacerdote que practique estos execrables actos. El abuso sexual de un menor merece un castigo ejemplar, venga de donde venga. Apártese de la hipocresía papal que por un lado reprueba estas vergüenzas, pero por el otro las oculta por décadas, indemnizando a víctimas y trasladando de parroquias a los depravados. Lidere un movimiento para hacer del celibato una opción no obligatoria.

La castidad es una aberración antinatura. Remueva la etiqueta de enfermedad a la homosexualidad. Hay muchos homosexuales en el sacerdocio. Al ocultar esa realidad, se propicia la represión y clandestinidad de sus instintos hormonales. No discrimine a la mujer. Ellas también tienen derecho y capacidad para ejercer el ministerio de la fe, quizás mejor que la contraparte masculina.

Aléjese del Opus Dei. La derecha moralista no tiene muchos adeptos. Se percibe elitista, fundamentalista, controladora y dueña de la verdad absoluta. Sus miembros utilizan un lenguaje caritativo para mejorar opinión pública y generar más fortuna. Esta prelatura siempre ha coqueteado con regímenes fascistas. Puedo entender que estén preocupados por estar perdiendo membresía y que necesiten aliados acaudalados para hacer frente a la competencia, pero esta vinculación es perniciosa y contraproducente.

La gente, particularmente la juventud, está sucumbiendo a otras vertientes cristianas y a corrientes agnósticas, debido a las estrategias militantes de aproximación evangélica, a los avances científicos y al desfase de los dogmas religiosos con la realidad contemporánea. Modernice pensamientos medievales. La existencia de purgatorio, limbo y demonio es solo metáfora bíblica. Estamos en el siglo XXI, por favor. Desista del retrógrado plan de crear una escuela de exorcismo. El padre Fortea es un enfermo mental. La proliferación de santerías y ritos satánicos es motivada por falta de educación y reforzamiento de las supersticiones por charlatanes de oficio y medios televisivos.

Practique un genuino ecumenismo. Ninguna creencia puede arrogarse la superioridad de su doctrina. Ni la ciencia, con sus métodos racionales, ha podido todavía descifrar el enigma del origen del universo y surgimiento de la vida en la Tierra. El cristianismo es minoría. Solo una tercera parte de la humanidad cree o sigue las supuestas enseñanzas de Jesús. La preponderancia del catolicismo en América Latina es solo circunstancial y aleatoria, originada por la venida de conquistadores ibéricos y sometimiento del indígena a las directrices de la corona española.

Si nos hubieran descubierto los árabes o los asiáticos hoy seríamos musulmanes o budistas. No hay necesidad de realizar invocaciones en actos oficiales de un Estado que debe ser aconfesional e incluyente. La educación estatal no debe inculcar conceptos y símbolos de una religión específica sino cultivar la convivencia pacífica y la tolerancia entre distintas convicciones. Adoctrinar a la niñez en una determinada creencia es tan pernicioso como la práctica de imbuir extremismos de izquierda o derecha en escuelas.

En 1985, un grupo de indígenas peruanos regresó la escritura sagrada al pontífice JP–2 diciéndole: “En cinco siglos no nos ha dado amor, ni paz, ni justicia. Por favor, tome su Biblia y devuélvala de nuevo a nuestros opresores, porque ellos necesitan más sus preceptos morales que nosotros”. Yo agregaría que en dos milenios oficiales transcurridos, ninguna religión ha propiciado equidad, honradez y bienestar a la humanidad. Es hora de cambiar la imagen. Shakespeare decía que “ningún legado es tan rico como el de la honestidad”. Empecemos, arzobispo Ulloa.

Desde pequeña he sentido cierta aversión por la iglesia, el clero o cualquier cosa que tenga que ver con religión, pero por ningún motivo puedo decir que soy ignorante o insensible sobre estos temas.

Crecí en una familia católica (aunque de esas que solo van a misa para festividades, bodas o velorios), pasé 13 años en el IPA, donde al ser un colegio metodista, tenías por año al menos un trabajo sobre la vida y obra de John Wesley, sus hermanos y su señora madre que parió 18 chiquillos y luego de eso, pasé cuatro años en una universidad cristiana donde es requisito llevar una clase de biblia cada semestre, toca ir obligatoriamente a un devocional matutino de lunes a viernes (lo cual hoy extraño), todos los miércoles hay múltiples estudios biblícos en casa de profesores o en los mismos dormitorios y pasar tu spring break en alguna campaña es demasiado cool como para perdértelo.

Durante esos cuatro años, fui a la iglesia más veces, más seguido y participando de forma más activa que en los 18 años anteriores. Esto incluye tanto la católica como la church of Christ, como se le conoce al movimiento no denominacional al que pertenece Harding University, donde me gradué.

Aun con todo eso, en mi casa juran por Dios, Jesucristo, María, José y los Reyes Magos y todos los pastores y santos del calendario que soy atea… y eso que últimamente he estado asistiendo a misa con mi novio.

Ahora, ayer inicié el último módulo que me faltaba de la maestría que estoy tomando: Ética.

La verdad, me esperaba algo más parecido a los talleres y focus groups de valores, ética y cumplimiento que hacen las gerencias de recursos humanos y legal de la empresa donde trabajo, que honestamente son bastante entretenidos.

Siendo la USMA una universidad católica, no debería extrañarme que el profesor que dicta el curso hable como cura, pero todavía no estoy clara en qué lo acredita a el como a una persona idónea para ser invitada por el Ministerio de Salud para dar una charla sobre el VIH/SIDA… Que yo sepa, él no es médico y tampoco pienso correcto que el mismo MINSA esté metiendo temas de doctrina o moralidad en un tema que es prioritariamente uno de salud pública.

En la edición de hoy de La Prensa, destaca en su sección de opinión un artículo del Dr. Sáez-Llorens, cuyo tema contrasta con algunas de las respuestas de Nando Boom en el Knock Out de hoy.

No puedo decir que el artículo del Dr. Sáez-Llorens sea una defensa de su ateísmo, pero sí coloca en evidencia muchas de las razones por las que muchos dejan de congregarse, o, más inaudito para algunos, dejan de creer del todo en un ser supremo.

Este no creer en un ser supremo no necesariamente te hace una mala persona. Conozco a muchas ratas de dos patas que los ves cual oveja en la fila para comulgar, y en contraste, también conozco a varios quienes se autodenominan como humanistas seculares, que son madres ejemplares y jóvenes comprometidos con programas de educación y voluntariado. Sin embargo, aunque sea un poco hipócrita de mi parte, me da un poco de miedo caer en manos de algún medico que por ser ateo no tenga remilgos en desconectarme antes de esperar un tiempo prudente por un milagro.

Respecto al Knock Out con Nando Boom, me causa algo de gracia el hecho que se presente como uno de los humilde$ hombre$ de Dios diciendo que acepta a los homosexuales mientras cambien, pero que a él Dios lo acepta como es.

Justamente ayer, mientras dejaba una encomienda me sorprendía de lo bien que recordaba “¡No te lo pongas! Quítate esa falda… no queremos ma ma ma ma ma ma mariflor” y “No importa lo que quiera la gente decir, mami sea lo que sea es tu bebé… Si es un bebé, de-ja-lo nacer” y pasta parece lógico que le haya entrado al rol de pastor. Sin embargo, toda la entrevista es un despliegue tan descarado de doble moral que me pregunto si en realidad meterse a la religión es tan lucrativo como para dejar la música.

Supongo que será el único maleante en entrar al cielo, con todo y su humilde BMW de paquete.

ÉTICA Y RELIGIÓN

Vivir sin Dios

XAVIER SÁEZ–LLORENS
xsaezll@cwpanama.net

Mi ateísmo ha sido receptor de múltiples ofensas y amenazas, proferidas por pusilánimes escudados tras seudónimos. Ocasionalmente, recibo agravios con firmas auténticas. Mi familia no se ha librado del salpique. Mis detractores ya agotaron todo su léxico soez para injuriarme.

Nuestra sociedad es inmadura, hipócrita, intolerante y supersticiosa. No estoy sólo en la lucha por derrumbar ataduras doctrinarias y mercantilismos de fe. Varios escritores han removido el alcanfor de sus dígitos para sumarse a una causa destinada a forjar panameños libres y reflexivos, más afines a filosofía y ciencia.

La última crítica fue hilarante en forma y fondo. Que tengo una pluma deshumanizada. Cambiaré mi bolígrafo. Que estoy en contra de los valores que hay que enseñar a la juventud. Desconozco a cuales me opongo. A mis hijos, inculco evitar mentiras, dobles–discursos, “juega–vivos” y vulgaridades, no robar ni matar, ser solidarios con el prójimo, ceder asiento a ancianos y embarazadas, no tirar basura a la calle, dar sin esperar recibir, estudiar y obtener buenas calificaciones, escalar sin afectar a terceros, practicar deportes y no aferrarse a dogmatismos. Que ética y moral son sinónimos. Flagrante pifia.

La moral es el conjunto de costumbres que han sido elevadas a nivel de normas para proporcionar un marco regulativo a la colectividad. El concepto de moralidad varía en tiempo y espacio.

En épocas pretéritas, el sacrificio de seres humanos, la poligamia y el machismo eran situaciones aceptables. Algunas etnias ancestrales eliminaban a niños malformados por tradición. En África, la mutilación del clítoris es todavía un ritual cotidiano.

La moral surge por imposición de un clan social a otro. Este grupo, al tener una posición de mayor fuerza política, religiosa o ideológica, impone sus proyectos de vida a los demás. Así, el “buen hombre” sigue las directrices establecidas sin cuestionarlas y se doblega a reglas absolutas emanadas de gobiernos, religiones o clubes. El individuo moral es un ente adoctrinado que reprime su capacidad de cuestionamiento y libre deliberación, permitiendo que su mente sea secuestrada por mandatos externos.

La ética es la rama de la filosofía que estudia la moral desde una perspectiva humana, honrando autonomía, beneficencia, equidad, solidaridad, respeto a minorías e igualdad de género.

La ética acontece cuando la persona ejerce la capacidad de pensar, de detenerse antes de actuar y de preguntarse el porqué debe seguir una determinada corriente. Esta mediación reflexiva entre el individuo y la norma, canalizada a través del pensamiento crítico, da origen a la ética.

La ética implica meditación, interiorización y valentía para la autenticidad. La moral exige cumplimiento, la ética cuestionamiento. Si se quiere ser ético, hay que estar a veces dispuesto a ser inmoral. La moral requiere seguidores, la ética, individuoslibres. La libertad es la esencia de la ética, la sumisión de la moral.

Ética y religión tampocotransitan similares senderos.

Dice Savater que “la ética se distingue de la religión en su objetivo (la primera quiere una vida mejor y la segunda, algo mejor que la vida) y en su método (la primera se basa en la razón y la experiencia, la segunda en la revelación y la fe). La ética es cosa de todos, la religión de fieles.

El creyente tiene preocupaciones éticas pero no toda persona con preocupaciones éticas es creyente. El incrédulo sigue principios propios, no espera premio eterno por ejercer una conducta ética; el creyente obedece para complacer dogmas divinos y recibir beneficios celestiales.

La ética y la religión sirven para ejemplificar la diferencia entre principios racionales que todos podemos comprender, compartir o debatir frente a doctrinas respetables pero cuyo misterio indemostrable no todos aceptamos como válido”.

La humanidad debe tomar conciencia de los efectos terroríficos que produce la religión en la vida contemporánea. Hitchens, en su obra The Portable Atheist, apela al uso de la razón y a la necesidad de sublimar a hombres y mujeres en vez de a divinidades y profetas.

En un mundo donde se perpetran masacres en nombre de deidades, donde se generan odios por pertenecer a diferentes creencias, donde se discrimina a mujeres y homosexuales, donde la confesión de pecados exime al maleante de culpas eternas, donde los políticos creyentes drenan al Estado pero exhiben ternura en misas, donde el placer se demoniza y el sufrimiento se glorifica, no sólo es posible vivir sin dios, sino que tratándose de una estafa milenaria, prescindir del concepto podría ser vital.

KNOCKOUT FERNANDO BROWN (NANDO BOOM)

Que venga quien sea y cante cualquier vulgaridad. Yo canto ‘Enfermo de amor’ y lo desbarato

FLOR MIZRACHI ANGEL
flor@prensa.com

Nando Boom cumple 25 años de carrera artística y los celebra en el estrado, entre creyentes, y en el escenario, muy cerca de mujeres meneándose con poca ropa.

¿A cuántas mujeres ha ‘enfermado de amor’?

A miles. Perdí la cuenta…

¿La fama hace que las mujeres lo vean guapo?

Sí. Y la plata más. Antes de ver la cara, miran el bolsillo.

¿Y qué tan abultado está su bolsillo?

Si lo digo me secuestran.

¿Ya se compró el Hummer de sus sueños?

No, pero tengo un BMW de paquete.

Según usted, Don Omar y varios otros lo han plagiado. ¿Pero Ud. no hizo lo mismo con un tema jamaiquino?

No. Yo hice una fusión y había un trato.

¿Y por qué el lío?

Ignorancia.

¿‘Drogas, sexo y rock & roll’ ahora es ‘drogas, sexo y reguetón’?

Ahora es droga, sexo y reguetón, salsa, merengue… y hasta sin música.

¿Qué ‘chica lo vacila’?

Ni una. Casado y capado.

¿Qué piensan de usted sus colegas pastores?

Muchos dicen que estoy loco y me miran como bicho raro. A mí no me interesa…

¿Por qué el Dios de su religión [evangélica] es mejor que el de las demás?

El mío es real.

¿El de las demás no?

El único Dios que me ayudó fue el mío. Yo estaba cegado con la buena vida.

¿La que vive ahora, entonces, no es buena?

Sí lo es.

¿Cuánto ganaba antes, como músico, al mes?

Como $20 mil.

¿Y hoy, como pastor?

Vida, paz y salvación.

¿Cómo compra pan?

Shows aquí, shows allá: como $5 mil. Y ofrendas que a veces me dan.

¿Quiénes tiene peor fama, los cantantes de reguetón o los ‘hombres de Dios’?

Paso… Siguiente.

¿No lo distraen las bailarinas en los conciertos?

No. Dios me fortalece cuando voy a esos lugares.

¿Pero cómo puede cantar en medio de bailarinas meneándose, y al día siguiente predicar?

Cuando canto, ni mi corazón ni mi mente están en el escenario. Están en Dios.

¿Y por qué canta?

Ay, porque me gusta.

Ud. canta ‘No queremos mariflor’. ¿Homofobia?

Yo los acepto, mientras cambien.

¿Cómo se sentiría Ud. si no lo aceptaran como es?

Muy mal, pero allá ellos. Dios me acepta como soy.

En 2010 saca otro CD. ¿Cómo compiten las letras de Dios con las de droga?

Que venga quien sea y cante cualquier vulgaridad… Yo canto una vez Enfermo de amor y lo desbarato.

Usted, que es considerado el padre del regué, aclare: ¿es regué o reguetón?

Es regué. En Puerto Rico le han querido cambiar el nombre para adueñarse del género, pero no. Nació en Panamá, y yo soy el papá.

¿No cree que el regué subsiste por la vulgaridad de sus letras como gancho?

Más por el doble sentido. Pero también hay buenos: Vico C, Daddy Yankee…

¿Con Chinchorro Carles no tuvo problemas? Usted fue para su campaña lo que DJ Black fue para la de Ricardo Martinelli.

Perdí fans que no iban con él, pero le quité una buena suma. Y me dio un gatito.

Ud. dice que es el único maleante que irá al cielo. ¿Qué lo hace creer que lo dejarán entrar así nada más?

Tengo visa y voy por la residencia. Dios es mi friend. Me va a dar un consulado y todo.

PERFIL

Fernando Brown grabó su primer CD en 1985 y desde entonces ganó fama con temas como ‘Enfermo de amor’ y ‘Esa chica me vacila’. En 1996 se retiró de los escenarios para ser pastor, pero en 2006 retomó la música. Ahora se dedica a ambas actividades.

Llegó el 3 de mayo y como buena niña cuya madre desde pequeña le inculcó consciencia cívica (apoyar las manifestaciones civilistas), salí a votar esta mañana.

Sé que un solo voto no va a decidir el futuro de Panamá, pero sí sé que todo voto (por fortuna o desgracia) cuenta y yo no iba a dejar pasar la oportunidad de ejercer mi derecho… como siempre digo, el que no vota, no tiene derecho a quejarse.

Creo que esta es una de las pocas razones por las que piso terrenos de una iglesia sin que empiecen a picar las ganas de irme a penas piso el umbral…

Hablando de religión (o de mi aprehensión a ella)… de las pocas cosas que religiosamente hago los domingos, entre ellas recuperar sueño atrasado, es buscar en La Prensa la columna del Dr. Xavier Sáez-Llorens, quien, por cierto, dice mi mamá era el residente de turno cuando nací. ¿Señal divina?

En mi humilde opinión, el Dr. Sáez-Llorens es uno de los pocos columnistas regulares en un diario local que dice las cosas tal cual le parece, y claro, es uno de los pocos privilegiados a quien sí le colocan su propio e-mail en el by-line, en lugar de poner el de la sección.

En fin, su columna de hoy me pareció chistosamente agria, lo que para mi gusto es un halago bastante grande, además que me regala un nuevo quote favorito: “La ignorancia es atrevida, la estupidez infinita”.

Así que si no compraron La Prensa hoy, o no lo buscaron online, aquí va:

SALUD, RELIGIÓN Y POLÍTICA

Notas sueltas

Xavier Sáez-Llorens
xsaezll@cwpanama.net

Un día como hoy es preferible no intoxicar a los lectores con más jerga electoral. Suficiente con todo el desenfreno informativo que sucederá esta noche. Recomiendo al Minsa y a los ciudadanos tomar todas las medidas higiénicas preventivas posibles para evitar contagio de la gripe estacional (humana) en los centros de votación.

Múltiples curiosidades noticiosas han acontecido en las últimas semanas. Me desagrada acumular comentarios pendientes que perderán vigencia en poco tiempo. Religión y ciencia, preocupación y pasión, forman el substrato de esta columna. Aunque antagónicas en el plano conceptual e intelectual, el papel tolera su mezcla. Me divierto con el abismal contraste.

Ratzinger vetó a la embajadora enviada por Obama para representarlo en el Vaticano. Es absurdo asignar diplomáticos para una institución espiritual. No obstante, el pontífice los rechaza a su conveniente intolerancia. La excusa es que la señora Kennedy está a favor del aborto y de la investigación con células embrionarias. Curiosamente, fueron aceptados los enviados por Bush, adeptos a la agresión belicista de Irak, la pena de muerte y la destrucción ecológica del planeta. Además, numerosos pederastas se pasean por los corrillos eclesiales con insultante impunidad. La promiscuidad del presidente paraguayo pasó también desapercibida en Roma. El mandatario Fernando Lugo tuvo sexo con incontables adolescentes durante su obispado y le salen angelitos por doquier. Este promiscuo pastor empieza a reconocer sus crías ahora que la desvergüenza se visibiliza. No faltarán defensores del clericalismo célibe que culpen a algún malvado de mezclar el vino sacramental con viagra para que el cáliz contuviera una pócima afrodisiaca. El condón, ciertamente, lo hubiera salvado del escarnio popular. La iglesia, sin embargo, considera más pecaminoso el preservativo que la pedofilia. Depravados.

Cuesta entender que los feligreses decentes no pidan la dimisión de B-16, como lo hacen contra políticos involucrados en corrupción. Estos últimos tienen los días contados. Dios escuchó las hilarantes oraciones de Bosco y guió a los magistrados para ayudarle en su peculiar causa. Estuvo al tanto, también, del debate de vicepresidentes. Gracias a las desubicadas plegarias del Dr. Cortizo, la divinidad iluminará al mandatario electo para que adecente nuestra podrida sociedad. Lamento desanimarlos. Sus alucinaciones no serán complacidas. El Todopoderoso no ha podido eliminar hambre y enfermedad en niños africanos. ¿Creen ustedes que aceptará incidir en la política panameña? Mentes ilusas.

El mejor médico del mundo es Dr. Google. Después de pornografía, lo más buscado por internautas son páginas de salud. Las enfermedades y terapias se consultan en internet, antes o en vez de acudir al galeno. Esta novedosa conducta me parece razonable. Obliga al facultativo a actualizarse y dedicar tiempo para aclarar las dudas de sus ilustrados pacientes. El peligro radica en que se exploran fuentes de poca credibilidad para obtener la información deseada. En la red, se puede encontrar una interminable lista de tonterías sin fundamento. Surgimiento de una nueva varicela hemorrágica fulminante, contaminación de rodajas de limón usadas en bebidas alcohólicas, panaceas que hipertrofian la estructura fálica, efectos cancerígenos de la Coca-cola zero, milagros curativos de medicinas alternativas y reacciones fatales de fármacos, son falacias o imprecisiones que saturan los recovecos cibernéticos.

Lo más reciente es lo referente a la errónea inseguridad de las vacunas. Hace tan solo medio siglo, la mortalidad por infecciones prevenibles era cuantiosa, particularmente en regiones humildes. El notable aumento de la expectativa de vida en muchos países se debe precisamente a la drástica reducción de dichas dolencias. La viruela fue erradicada, varias enfermedades letales (polio, sarampión, difteria, tétanos) están por desaparecer y otras que producen morbilidad o secuela (rubéola, parotiditis, hepatitis A y B, meningitis, rotavirus, varicela, tosferina) están en vía de control con modernas coberturas de inmunización. Próximamente, otras vacunas estarán disponibles para combatir infecciones por neumococo, meningococo, dengue, herpes y malaria. Aunque todo producto medicinal aprobado es potencialmente peligroso, el riesgo de toxicidad es bajo y la relación beneficio-riesgo es muy favorable. Ahora que vivimos un mundo mejor, lejano a padecimientos otrora fatales, la gente presta mayor atención a esas infrecuentes reacciones secundarias. No obstante, la vasta mayoría de efectos indeseables por vacunas son de leve intensidad y los pocos severos ocurren con probabilidad de 0.1-10 por millón de vacunados.

Pese al gran perfil de seguridad, existen individuos que, por protagonismo, incultura o deseo de indemnización, han inventado todo tipo de historias maléficas sobre la vacunación. Algunas sectas se oponen irracionalmente a las vacunas y divulgan un sinfín de embustes. Estos mercaderes del engaño, sicarios de la evidencia científica, han creado enfermedades inducidas por vacunas. Vacuna triple viral con autismo, timerosal con anormalidades neurológicas, vacuna de hepatitis B con esclerosis múltiple o vacuna de HPV con decesos inesperados. Pueden, ustedes, dormir tranquilos. Estas elucubraciones han sido categóricamente refutadas por estudios epidemiológicos conducidos por organismos independientes, desprovistos de conflictos de interés.

La ignorancia es atrevida, la estupidez infinita.