Tag Archive: Harding University


Programa Walton anuncia convocatorias para el año 2010

En 25 años el programa ha graduado a 85 panameños

El Programa Internacional de Becas Walton anuncia que a partir de este 30 de julio, hasta el 15 de septiembre estará recibiendo postulaciones para estudiantes interesados en cursar estudios de licenciatura en Estados Unidos.

El programa está abierto a estudiantes panameños, solteros, cursando el último año de secundaria o primero de universidad, quienes deberán tener un promedio mínimo de 4.3, conocimientos de inglés y ganas de superación.

El programa Walton, el cual inició en 1985 gracias a Sam Walton y su esposa Helen, de Bentonville, Arkansas, beneficia cada año unos 180 estudiantes provenientes de Panamá, Costa Rica, Nicaragua, Honduras, El Salvador, Belice, Guatemala y México, habiendo graduado a más de 900 jóvenes.

De este programa participan las universidades de Harding, John Brown y Ozarks, todas ubicadas en el estado de Arkansas. Estas son instituciones cristianas y con distinguida trayectoria académica, lo que brinda también a los estudiantes oportunidad de participar de actividades sociales, organizaciones estudiantiles a nivel nacional y servicio comunitario.

Para el 2010, el programa Walton habrá dado a Panamá 85 profesionales en ciencias computacionales, ingeniería en sistemas, comunicación social, psicología, educación especial, nutrición, bioquímica y carreras administrativas como recursos humanos, negocios internacionales, mercadeo y finanzas.

Para Aimeé Reyes, egresada de John Brown University, ser parte de este programa fue una experiencia maravillosa que en lo profesional le abrió puertas y cambió su vida en muchos aspectos.

“Al estudiante le permite experimentar una educación más avanzada y le abre puertas en lo profesional cuando regresa”, dijo Reyes. “A las familias les impacta porque sus hijos se hacen independientes, valoran el esfuerzo de los padres, crecen espiritualmente. Afecta el entorno positivamente, porque los estudiantes aprenden a comportarse como en los Estados Unidos, sin botar basura a la calle, ser más corteses. En pocas palabras, se deja atrás el juega vivo.”

El programa Walton busca estudiantes que no solo hayan demostrado un buen rendimiento académico, sino que tengan dotes de liderazgo, estén involucrados en su comunidad y tengan intenciones de regresar a Panamá a convertirse en fuentes de oportunidades.

Según Rickey Casey, quien ha trabajado con programa Walton en University of the Ozarks ya por 23 años, los estudiantes adquieren del programa un sentido de ética y responsabilidad de regresar a casa y usar su educación para hacer la diferencia en sus familias y en su país.

“Este año, nuestros becados Walton en Ozarks han realizado más de 4,000 horas de servicio comunitario tanto en el campus, como en sus países durante sus vacaciones de verano y navidad,” dio Casey. “Al realizar servicio comunitario durante sus estudios universitarios, nuestra esperanza es que continúen haciéndolo cuando regresen a casa, y así lo hacen.”

Para Reyes, quien también forma parte del equipo de reclutamiento y selección, el ser parte de este programa significa darle la oportunidad a otro panameño, no solo de estudiar en los Estados Unidos, sino de conocer personas de diferentes culturas y conocer otro país.

“La familia Walton invierte millones en cientos de jóvenes que ellos no conocen y por más de 25 años no han dejado de hacerlo”, dijo Reyes. “Además te das cuenta que Dios tiene un propósito contigo, porque no todo el mundo recibe este tipo de bendición.”

Anuncios

Desde pequeña he sentido cierta aversión por la iglesia, el clero o cualquier cosa que tenga que ver con religión, pero por ningún motivo puedo decir que soy ignorante o insensible sobre estos temas.

Crecí en una familia católica (aunque de esas que solo van a misa para festividades, bodas o velorios), pasé 13 años en el IPA, donde al ser un colegio metodista, tenías por año al menos un trabajo sobre la vida y obra de John Wesley, sus hermanos y su señora madre que parió 18 chiquillos y luego de eso, pasé cuatro años en una universidad cristiana donde es requisito llevar una clase de biblia cada semestre, toca ir obligatoriamente a un devocional matutino de lunes a viernes (lo cual hoy extraño), todos los miércoles hay múltiples estudios biblícos en casa de profesores o en los mismos dormitorios y pasar tu spring break en alguna campaña es demasiado cool como para perdértelo.

Durante esos cuatro años, fui a la iglesia más veces, más seguido y participando de forma más activa que en los 18 años anteriores. Esto incluye tanto la católica como la church of Christ, como se le conoce al movimiento no denominacional al que pertenece Harding University, donde me gradué.

Aun con todo eso, en mi casa juran por Dios, Jesucristo, María, José y los Reyes Magos y todos los pastores y santos del calendario que soy atea… y eso que últimamente he estado asistiendo a misa con mi novio.

Ahora, ayer inicié el último módulo que me faltaba de la maestría que estoy tomando: Ética.

La verdad, me esperaba algo más parecido a los talleres y focus groups de valores, ética y cumplimiento que hacen las gerencias de recursos humanos y legal de la empresa donde trabajo, que honestamente son bastante entretenidos.

Siendo la USMA una universidad católica, no debería extrañarme que el profesor que dicta el curso hable como cura, pero todavía no estoy clara en qué lo acredita a el como a una persona idónea para ser invitada por el Ministerio de Salud para dar una charla sobre el VIH/SIDA… Que yo sepa, él no es médico y tampoco pienso correcto que el mismo MINSA esté metiendo temas de doctrina o moralidad en un tema que es prioritariamente uno de salud pública.

En la edición de hoy de La Prensa, destaca en su sección de opinión un artículo del Dr. Sáez-Llorens, cuyo tema contrasta con algunas de las respuestas de Nando Boom en el Knock Out de hoy.

No puedo decir que el artículo del Dr. Sáez-Llorens sea una defensa de su ateísmo, pero sí coloca en evidencia muchas de las razones por las que muchos dejan de congregarse, o, más inaudito para algunos, dejan de creer del todo en un ser supremo.

Este no creer en un ser supremo no necesariamente te hace una mala persona. Conozco a muchas ratas de dos patas que los ves cual oveja en la fila para comulgar, y en contraste, también conozco a varios quienes se autodenominan como humanistas seculares, que son madres ejemplares y jóvenes comprometidos con programas de educación y voluntariado. Sin embargo, aunque sea un poco hipócrita de mi parte, me da un poco de miedo caer en manos de algún medico que por ser ateo no tenga remilgos en desconectarme antes de esperar un tiempo prudente por un milagro.

Respecto al Knock Out con Nando Boom, me causa algo de gracia el hecho que se presente como uno de los humilde$ hombre$ de Dios diciendo que acepta a los homosexuales mientras cambien, pero que a él Dios lo acepta como es.

Justamente ayer, mientras dejaba una encomienda me sorprendía de lo bien que recordaba “¡No te lo pongas! Quítate esa falda… no queremos ma ma ma ma ma ma mariflor” y “No importa lo que quiera la gente decir, mami sea lo que sea es tu bebé… Si es un bebé, de-ja-lo nacer” y pasta parece lógico que le haya entrado al rol de pastor. Sin embargo, toda la entrevista es un despliegue tan descarado de doble moral que me pregunto si en realidad meterse a la religión es tan lucrativo como para dejar la música.

Supongo que será el único maleante en entrar al cielo, con todo y su humilde BMW de paquete.

ÉTICA Y RELIGIÓN

Vivir sin Dios

XAVIER SÁEZ–LLORENS
xsaezll@cwpanama.net

Mi ateísmo ha sido receptor de múltiples ofensas y amenazas, proferidas por pusilánimes escudados tras seudónimos. Ocasionalmente, recibo agravios con firmas auténticas. Mi familia no se ha librado del salpique. Mis detractores ya agotaron todo su léxico soez para injuriarme.

Nuestra sociedad es inmadura, hipócrita, intolerante y supersticiosa. No estoy sólo en la lucha por derrumbar ataduras doctrinarias y mercantilismos de fe. Varios escritores han removido el alcanfor de sus dígitos para sumarse a una causa destinada a forjar panameños libres y reflexivos, más afines a filosofía y ciencia.

La última crítica fue hilarante en forma y fondo. Que tengo una pluma deshumanizada. Cambiaré mi bolígrafo. Que estoy en contra de los valores que hay que enseñar a la juventud. Desconozco a cuales me opongo. A mis hijos, inculco evitar mentiras, dobles–discursos, “juega–vivos” y vulgaridades, no robar ni matar, ser solidarios con el prójimo, ceder asiento a ancianos y embarazadas, no tirar basura a la calle, dar sin esperar recibir, estudiar y obtener buenas calificaciones, escalar sin afectar a terceros, practicar deportes y no aferrarse a dogmatismos. Que ética y moral son sinónimos. Flagrante pifia.

La moral es el conjunto de costumbres que han sido elevadas a nivel de normas para proporcionar un marco regulativo a la colectividad. El concepto de moralidad varía en tiempo y espacio.

En épocas pretéritas, el sacrificio de seres humanos, la poligamia y el machismo eran situaciones aceptables. Algunas etnias ancestrales eliminaban a niños malformados por tradición. En África, la mutilación del clítoris es todavía un ritual cotidiano.

La moral surge por imposición de un clan social a otro. Este grupo, al tener una posición de mayor fuerza política, religiosa o ideológica, impone sus proyectos de vida a los demás. Así, el “buen hombre” sigue las directrices establecidas sin cuestionarlas y se doblega a reglas absolutas emanadas de gobiernos, religiones o clubes. El individuo moral es un ente adoctrinado que reprime su capacidad de cuestionamiento y libre deliberación, permitiendo que su mente sea secuestrada por mandatos externos.

La ética es la rama de la filosofía que estudia la moral desde una perspectiva humana, honrando autonomía, beneficencia, equidad, solidaridad, respeto a minorías e igualdad de género.

La ética acontece cuando la persona ejerce la capacidad de pensar, de detenerse antes de actuar y de preguntarse el porqué debe seguir una determinada corriente. Esta mediación reflexiva entre el individuo y la norma, canalizada a través del pensamiento crítico, da origen a la ética.

La ética implica meditación, interiorización y valentía para la autenticidad. La moral exige cumplimiento, la ética cuestionamiento. Si se quiere ser ético, hay que estar a veces dispuesto a ser inmoral. La moral requiere seguidores, la ética, individuoslibres. La libertad es la esencia de la ética, la sumisión de la moral.

Ética y religión tampocotransitan similares senderos.

Dice Savater que “la ética se distingue de la religión en su objetivo (la primera quiere una vida mejor y la segunda, algo mejor que la vida) y en su método (la primera se basa en la razón y la experiencia, la segunda en la revelación y la fe). La ética es cosa de todos, la religión de fieles.

El creyente tiene preocupaciones éticas pero no toda persona con preocupaciones éticas es creyente. El incrédulo sigue principios propios, no espera premio eterno por ejercer una conducta ética; el creyente obedece para complacer dogmas divinos y recibir beneficios celestiales.

La ética y la religión sirven para ejemplificar la diferencia entre principios racionales que todos podemos comprender, compartir o debatir frente a doctrinas respetables pero cuyo misterio indemostrable no todos aceptamos como válido”.

La humanidad debe tomar conciencia de los efectos terroríficos que produce la religión en la vida contemporánea. Hitchens, en su obra The Portable Atheist, apela al uso de la razón y a la necesidad de sublimar a hombres y mujeres en vez de a divinidades y profetas.

En un mundo donde se perpetran masacres en nombre de deidades, donde se generan odios por pertenecer a diferentes creencias, donde se discrimina a mujeres y homosexuales, donde la confesión de pecados exime al maleante de culpas eternas, donde los políticos creyentes drenan al Estado pero exhiben ternura en misas, donde el placer se demoniza y el sufrimiento se glorifica, no sólo es posible vivir sin dios, sino que tratándose de una estafa milenaria, prescindir del concepto podría ser vital.

KNOCKOUT FERNANDO BROWN (NANDO BOOM)

Que venga quien sea y cante cualquier vulgaridad. Yo canto ‘Enfermo de amor’ y lo desbarato

FLOR MIZRACHI ANGEL
flor@prensa.com

Nando Boom cumple 25 años de carrera artística y los celebra en el estrado, entre creyentes, y en el escenario, muy cerca de mujeres meneándose con poca ropa.

¿A cuántas mujeres ha ‘enfermado de amor’?

A miles. Perdí la cuenta…

¿La fama hace que las mujeres lo vean guapo?

Sí. Y la plata más. Antes de ver la cara, miran el bolsillo.

¿Y qué tan abultado está su bolsillo?

Si lo digo me secuestran.

¿Ya se compró el Hummer de sus sueños?

No, pero tengo un BMW de paquete.

Según usted, Don Omar y varios otros lo han plagiado. ¿Pero Ud. no hizo lo mismo con un tema jamaiquino?

No. Yo hice una fusión y había un trato.

¿Y por qué el lío?

Ignorancia.

¿‘Drogas, sexo y rock & roll’ ahora es ‘drogas, sexo y reguetón’?

Ahora es droga, sexo y reguetón, salsa, merengue… y hasta sin música.

¿Qué ‘chica lo vacila’?

Ni una. Casado y capado.

¿Qué piensan de usted sus colegas pastores?

Muchos dicen que estoy loco y me miran como bicho raro. A mí no me interesa…

¿Por qué el Dios de su religión [evangélica] es mejor que el de las demás?

El mío es real.

¿El de las demás no?

El único Dios que me ayudó fue el mío. Yo estaba cegado con la buena vida.

¿La que vive ahora, entonces, no es buena?

Sí lo es.

¿Cuánto ganaba antes, como músico, al mes?

Como $20 mil.

¿Y hoy, como pastor?

Vida, paz y salvación.

¿Cómo compra pan?

Shows aquí, shows allá: como $5 mil. Y ofrendas que a veces me dan.

¿Quiénes tiene peor fama, los cantantes de reguetón o los ‘hombres de Dios’?

Paso… Siguiente.

¿No lo distraen las bailarinas en los conciertos?

No. Dios me fortalece cuando voy a esos lugares.

¿Pero cómo puede cantar en medio de bailarinas meneándose, y al día siguiente predicar?

Cuando canto, ni mi corazón ni mi mente están en el escenario. Están en Dios.

¿Y por qué canta?

Ay, porque me gusta.

Ud. canta ‘No queremos mariflor’. ¿Homofobia?

Yo los acepto, mientras cambien.

¿Cómo se sentiría Ud. si no lo aceptaran como es?

Muy mal, pero allá ellos. Dios me acepta como soy.

En 2010 saca otro CD. ¿Cómo compiten las letras de Dios con las de droga?

Que venga quien sea y cante cualquier vulgaridad… Yo canto una vez Enfermo de amor y lo desbarato.

Usted, que es considerado el padre del regué, aclare: ¿es regué o reguetón?

Es regué. En Puerto Rico le han querido cambiar el nombre para adueñarse del género, pero no. Nació en Panamá, y yo soy el papá.

¿No cree que el regué subsiste por la vulgaridad de sus letras como gancho?

Más por el doble sentido. Pero también hay buenos: Vico C, Daddy Yankee…

¿Con Chinchorro Carles no tuvo problemas? Usted fue para su campaña lo que DJ Black fue para la de Ricardo Martinelli.

Perdí fans que no iban con él, pero le quité una buena suma. Y me dio un gatito.

Ud. dice que es el único maleante que irá al cielo. ¿Qué lo hace creer que lo dejarán entrar así nada más?

Tengo visa y voy por la residencia. Dios es mi friend. Me va a dar un consulado y todo.

PERFIL

Fernando Brown grabó su primer CD en 1985 y desde entonces ganó fama con temas como ‘Enfermo de amor’ y ‘Esa chica me vacila’. En 1996 se retiró de los escenarios para ser pastor, pero en 2006 retomó la música. Ahora se dedica a ambas actividades.