Category: política


El General

Algún día tenía que pasar, pero aun con sus 83 años encima y salud delicada, no deja de impactar la noticia de la muerte de Manuel Antonio Noriega.

Si bien su mando solo fue una fracción del total del régimen militar vivido en Panamá, los años bajo la bota de Noriega fueron los más oscuros de nuestra historia. No tenemos forma de adivinar qué tanto hubiese durado su dictadura de no haberlo sacado los gringos, pero me gustaría pensar que no fuese tanto que hoy estuviéramos en la situación de Venezuela, en la miseria y con la expectativa de quién sería el siguiente en usurpar el poder.

No me alegra su fallecimiento, sin embargo no dudo que habrá gente que hoy respira tranquila. Muy al contrario, me duele su muerte. Pero no me duele porque se trate de otro ser humano, sino por todos los secretos que se llevó a la tumba.

Murió Noriega y con él la oportunidad de muchísimas familias de cerrar un ciclo e incluso de hacer duelo. Han pasado 27 años de su derrocamiento y aun no sabemos realmente cuánta gente murió durante la invasión, dónde están los desaparecidos ni dónde quedó la cabeza de Hugo Spadafora. Ahora, dudo mucho que el sea el único en saber esto último, pero los otros que tal vez sepan, probablemente nunca hablarán.

Nunca pidió perdón ni al pueblo panameño ni a los deudos de aquellas personas que murieron durante su régimen, pero esto serviría de nada si nunca mostró arrepentimiento por sus acciones… ni genuino ni para las cámaras. Su arrepentimiento, asumiendo que lo haya tenido, tampoco le eximía de afrontar las consecuencias de sus acciones. Solo queda esperar que si no expió en esta tierra, que lo haga en otro lado.

Hoy anunciaron oficialmente la muerte de Hugo Chávez Frías.
Digo “anunciaron” porque realmente no sabemos a ciencia cierta si fue que falleció hoy, o en diciembre como dice Willie Cochez.
La cosa es que gústele a quien le guste (no hay forma bonita de poner esto): pasó lo que tenía que pasar. Hugo Chávez era una persona, un ser humano, a carbon based life form, así que eventualmente iba a morir.
No digo que su vida o su muerte no sean eventos trascendentes y sí, se trata de alguien que fue hijo, esposo, padre, amigo y posiblemente hermano de alguien que muy seguramente hoy lo llora, pero me pregunto si realmente se merece la retrahila de halagos y lamentos que mandatarios y líderes ahora le profesan.
Si me preguntan, y hablo en base a las consecuencias del éxodo venezolano hacia Panamá y conversaciones con estos expatriados, solo podría deducir que Chávez se dedicó a hacer caridad con el bolsillo ajeno, ganándose a las clases populares con programas de altísimo interés social al tiempo que expropiaba y ahuyentaba la inversión privada y hacía insostenible la vida para la clase media de su país.
Hoy vemos una nación hermana dividida en la alegría y la incertidumbre, y los resultados de estos sucesos ya resuenan en Panamá.
No dudo que Chávez cambió muchas vidas, pero ya quedará a la historia juzgarlo.

Justamente anoche estaba mi tío en casa comentando sobre las dichosas becas universales y estábamos debatiendo sobre si realmente era justo otorgar una beca a un estudiante con un promedio de 3.0, siendo esta la nota mínima para poder aprobar un curso.

Recuerdo que cuando yo estaba en la escuela, mi mamá me contaba cómo ella cuidaba las páginas de sus cuadernos para que estos le duraran y si le quedaban páginas en un cuaderno de un año para otro, ese lo guardaba para usarlo de borrador. El mismo cuento aplicaba para sus lápices de colores y otros insumos, que eran reciclados de año tras año, y compartidos entre los hermanos y los primos más cercanos. Con todo y lo limitado de los recursos, tanto mi mamá como mis tíos fueron estudiantes de cuadro de honor y ninguno tuvo acceso a una beca.

A pesar de que estoy consciente de que el  propósito de este programa es reducir las tasas de deserción escolar y proveer los útiles escolares básicos que un estudiante necesita, tengo la impresión de que el hecho de que con un promedio de 3.0 seas elegible para este programa, estamos dando el mensaje de que no importa si no estudias mientras calientes la banca.

Hoy salió en La Prensa un artículo de opinión titulado “La razón de ser de la beca universal“, firmado por Yassir Purcait, diputado PRD del circuito 8-9, en el cual, a mi concepto, critica muy a la ligera, dando a entender que la beca no es tan universal porque no incluye a aquellos estudiantes con un promedio por debajo del 3.0… ¿Disculpe?

¿Quiere esto decir que un 2.9 está bien? En mi humilde opinión, deberían requerir al menos un 3.5 para poder mantener la beca. Hasta para la Red de Oportunidades exigían alguna clase de progreso por parte de las familias beneficiarias para continuar recibiendo ese dinero.

Este año, durante el proceso de selección para las entrevistas para el Programa de Becas Walton, una chica dejó varios mensajes de texto y voz en mi celular, diciendo que se había enterado de que a una amiga de ella la habían llamado para las entrevistas y a ella no, que por favor le diéramos una oportunidad. Cuando fui a revisar los documentos que envió, la muchacha tenía notas de 2.8 en materias críticas para la carrera que quería estudiar y no me quedó más remedio que explicarle que al igual que cualquier otra beca académica, no podíamos aceptar a un estudiante con notas tan bajas. Y eso que en el Programa Walton el requisito mínimo de notas es 4.3, es decir, no hay que pertenecer al cuadro de honor, y aun así tenemos estudiantes que durante toda su carrera universitaria son estudiantes destacados.

Al igual que el diputado Purcait, tampoco tengo cifras ni estadísticas a mano, pero mi experiencia me dice que más que en becas, esos fondos se deberían invertir en la capacitación de profesores.

No estoy segura si he mencionado esto antes, pero parte de mi trabajo involucra evaluar cartas de solicitud de contribuciones. Muchas de estas vienen de las escuelas cercanas a las operaciones de la empresa de donde trabajo, y repetidas veces he recibido de estas cartas, tan llenas de atrocidades que dan ganas de llorar, y para rematar, firmadas por el director del colegio.

Realmente no sé qué clase de educación esperamos que los niños reciban si sus profesores a duras penas saben escribir, y eso que hay un sistema de puntos en el Ministerio de Educación para el nombramiento de los educadores, en el que se supone que como mínimo deben estar graduados de la escuela normal.

En contraste, mi abuela solo llegó hasta tercer año y la señora tiene una ortografía (y una caligrafía) impecable y sin duda es una de las personas más cultas que conozco.

Por cierto, tanto mi mamá como mis tíos son profesionales. ¿Debería tener que explicarle a ellos que hoy no hubieran tenido que matarse estudiando para tener éxito?

 

OPORTUNIDADES

La razón de ser de la beca universal

Yassir A. Purcait S.

opinion@prensa.com

Una de las promesas de campaña, con la que en su momento se el actual presidente, Ricardo Martinelli, y le significara una gran
cantidad de votos, era la de otorgar una beca a todos los estudiantes que cursen  estudios dentro de la República de Panamá.

La razón de ser de una beca universal, que por definición debería comprender a todos los estudiantes sin excepción, es la de bajar la deserción escolar y crear un mejor entorno para que el estudiantado con mejores condiciones estudie mejor y aprenda más.

Una de las principales virtudes de este programa es, sin lugar a dudas, que si eliminamos la deserción estudiantil, evitamos que un número plural de jóvenes ingresen a las pandillas y, por consiguiente, mejoraríamos los índices de seguridad en nuestro país.

Lamentablemente, por razones presupuestarias, la beca universal se estará pagando plenamente en el año lectivo 2014–2015 y se excluye de este beneficio a los alumnos cuyas calificaciones no promedien en su totalidad con tres puntos sobre cinco, perdiendo por definición el carácter de universal del programa.

Sin ser sociólogo o haber estudiado el tema a profundidad, me animo a imaginar que el mayor número de estudiantes que dejan los estudios son a los que no les va muy bien con las calificaciones, con lo que se pierde el objetivo primordial del sacrificio o inversión fiscal que estamos haciendo los panameños, destinando estos enormes recursos a los estudiantes.

Sin tener estadísticas a mano, me animo a afirmar que un porcentaje importante de los estudiantes que no aprueban todas las materias con un mínimo de 3, se encuentran en esa situación por no contar con los elementos básicos para que un adolescente o preadolescente pueda interactuar correctamente en la sociedad, por ejemplo: útiles escolares adecuados, buena alimentación,
acceso a un sistema digno de salud, un sistema digno y eficiente de transporte e instalaciones adecuadas en sus centros de estudio, por lo que negarles la beca por un resultado circunstancial, y en muchos casos subjetivo, constituye una tremenda canallada.

Lo correcto sería que las autoridades del gobierno central, principalmente las del Ministerio de Educación, no le tiren el problema al próximo gobierno y empiecen a pagar la totalidad de las becas desde ya, y que no se excluya a ningún estudiante de recibir este beneficio, porque todos deben tener (en lo posible) la misma oportunidad de demostrar que mejorando las condiciones y el entorno pueden mejorar sus calificaciones.

Ya se acabó la trifulca en Bocas y ahora vienen las especulaciones…

Que si fueron 4, 9 ó 15 muertos en los disturbios.

Que si Martinelli es persona non grata en Bocas.

Que si el PRD estuvo financiando a los manifestantes como táctica para desestabilizar el gobierno de turno…

Que si los sindicalistas se tomaron las emisoras. Otros dicen que ellos tenían las puertas abiertas y que estas son propiedad de un diputado opositor.

Ahora me llega por distintas fuentes el reporte de la gira de CEASPA con la Defensoría del Pueblo.

Según lo que entiendo del reporte, todas las versiones se contradicen: el hospital dice que no atendió niños producto de las manifestaciones, pero la iglesia dice que sí.

Yo lo único que sé es que lo que hoy quedan son escombros de una ciudad que hasta cierto punto ya estaba a un paso de convertirse en un pueblo fantasma.

El aeropuerto, que por cierto, había pasado meses en acondicionamiento, fue vandalizado y ni las sillas vi cuando pasaron los reportajes en la tele.

El Global Bank fue incendiado y en frente, el apartamento de uno de mis compañeros de trabajo fue desvalijado.

Lo peor es que cuando le preguntaban a la gente si sabían qué dice la Ley por la que estaban protestando, la respuesta era NO.

Ahora, hay proyectos de inversión grandes en la provicia, y según estadísticas de la Contraloría, el desempleo en Bocas del Toro ha disminuido de 9.6% en 2006 a 6.5% en 2009. Después de esto, quién va a querer invertir ahí?

Estas protestas no eran por justicia, sino por poder. El poder de unos pocos sinverguenzas en la cúpula del Suntracs que mantienen a punta de la ignorancia de los miembros de su sindicato, todo esto, mientras que algunos medios de comunicación idealizaban la lucha y satanizaban a la policía, que para rematar tenían sitiada en el cuartel.

La gente del Suntracs se aprovecha de la ignorancia de la gente, haciendoles creer que luchan por un ideal, cuando en realidad todos son títeres de Genaro, Saúl y su combo, que no quieren perder el jugoso ingreso que representa la cuota sindical.

El Suntracs cobra el 6 % de su salario, cada quincena, a los trabajadores y me atrevo a apostar que es de ahí de donde sacan para las propiedades y las 4 x 4 de lujo mientras que los que realmente trabajan se comen un cable.

Amén

Amén. Nuff said.

TIEMPO DE PAGAR

Noriega nunca pidió perdón

Carlos David Abadía Abad
opinion@prensa.com

Desde que Noriega fue enviado a Francia, he escuchado a muchas personas expresar o pedir piedad para el dictador. Unos dicen que él ya pagó su pena, otros que deben dejar que goce a sus nietos en sus últimos años o que le pueden dar casa por cárcel, porque ya sufrió mucho.

Primero que todo, y como dice mi amiga Betty Brannan, él le pagó a la justicia norteamericana, no a la panameña. Aquí fue condenado y debe pagar con cárcel por los delitos cometidos, que no fueron ni pocos ni leves.

A todos los que se apiadan de Noriega y piden que lo dejen disfrutar a sus nietos, les pregunto: ¿Qué piensan de los hijos de Hugo Spadafora? Ellos crecieron sin su padre y –además del trauma que esto les habrá provocado– hoy sus hijos nunca recibirán un mimo de su abuelo, que fue decapitado. O qué piensan de los hijos de los 10 militares ejecutados, quienes crecieron sin sus padres. Ellos les contarán a sus hijos que sus abuelos fueron vilmente asesinados por un hombre que se creyó dueño de un país. Y qué decir de las “desapariciones” de Héctor Gallego y Heliodoro Portugal, aunque en esa época Omar Torrijos era el jefe y, por lo tanto, el principal responsable de esa crueldad. Torrijos al igual que Noriega no permitía que se disintiese, porque se creyó el amo de esta patria.

Pero veamos otros delitos cometidos por Noriega, quien humilló a Panamá; él permitió que los grandes narcotraficantes se pasearan por esta tierra, con pasaportes panameños, y le brindaba todas las facilidades para transportar su droga y lavar su dinero mal habido.

Aquel mismo hombre que amenazó a todo un pueblo, con la frase “plata para los amigos, palo para los indecisos y plomo para el enemigo” (el enemigo era todo un pueblo de panameños vida mía), fue quien cerró los medios de comunicación, llevando a los periodistas a situaciones muy difíciles; fue él quien ordenó que nos atacaran en la Iglesia del Carmen y en el parque de Santa Ana; fue quien ordenó la quema de La Mansión Danté y el edificio de El Machetazo; quien destruyó KW Continente; quien mandó al exilio a muchos panameños porque no pensaban como él.

Y lo peor de todo lo que hizo este irresponsable fue retar a la mayor potencia del mundo, apostando a que un organismo de esa Nación (a quien él le hacía trabajos) lo apoyaría de por vida. Así nos llevó a la mayor humillación que hemos sufrido como país, una invasión que provocó decenas de muertos; todo por la ambición de Noriega, por el deseo de mantener el poder, pero no por el bien de la patria, sino de sus negocios y de los negocios de los narcotraficantes.

Manuel A. Noriega tiene que cumplir su condena en una cárcel de Panamá, y en la misma cárcel en la que están los demás maleantes. Él no fue ni presidente ni jefe de gobierno; él se robó el poder que años antes Omar Torrijos había hurtado.

Cuando Noriega pida perdón público por sus delitos, cuando nos diga dónde están los cuerpos del padre Gallego y Portugal, y la cabeza de Spadafora, cuando nos informe cómo construyó la fortuna que amasó y quiénes fueron sus principales colaboradores, y cuando demuestre una verdadero arrepentimiento, solo entonces se podría disminuir su condena, pero no eliminarla.

A cada una de las personas que hoy quieren que todo se olvide, las invito a que piensen en las familias afectadas como si fueran las suyas; piensen en el daño que hizo a la imagen del país y en todas las secuelas que los panameños hemos sufrido y pagado.

No se puede perdonar al que no se arrepiente. Muchos de ese grupo cercano a Noriega han expresado que no tienen nada de que arrepentirse, ¡que descarados son!

Hace 20 años, el General Manuel Antonio Noriega, ex-hombre fuerte de Panamá, fue llevado a una prisión federal en Miami, en la cual sirvió, por buena conducta, solo 17 de los 30 años a los que fue condenado.

A pesar de que se le condenó por lavado de dinero y tráfico de drogas, Noriega mantuvo status de prisionero de guerra, lo que le permitía en su celda ciertas comodidades como televisión, fax y he escuchado por ahí que equipos para hacer ejercicio.

Lo que llegó el pasado 27 de abril a la prisión de La Santé, en París, en contraste, es un viejo decrépito, enfermo y según dicen las noticias, de torpe andar.

¿Que es un cuadro digno de lástima? Ya lo creo, pero pregúntenle si el sintió lástima, no por los muertos, desaparecidos y torturados de su régimen, sino por sus familiares.

Tomando ese último argumento en cuenta diría que habría que tener lástima por su familia, pero diría que por lo menos a su hija Sandra Noriega, no le fue tan mal, ya que durante el mandato de Martín Torrijos fue escogida como diputada para el Parlamento Centroamericano, ni a su hermana Thays, quien ingresó al servicio diplomático panameño durante el 2006,  también durante la administración de Torrijos. Se dice a pesar de haber obtenido el mayor puntaje en los exámenes de Cancillería, el proceso no se dio de forma transparente.

A todo esto, si los Noriega Sierio quedaron tan en la lama luego de que las propiedades del MAN fuesen confiscadas y congeladas, por lo menos debieron tener un buen colchón guardado para que Thays Noriega pudiese disfrutar de una educación que le permitiese prepararse para este cargo, tal como comparte Julio Yao: http://www.rodelu.net/yao/yao037.html

A pesar de las declaraciones que hiciese la familia de Heliodoro Portugal lamentando la extradición de Noriega a Francia, toca aceptar que, si bien las acusaciones que lo mantienen allá son solo por lavado de dinero, está cumpliendo un castigo más severo que el que recibiría de haber sido repatriado a suelo panameño, donde lo más probable sería un arresto domiciliario igualito al del Toro.

Según reportes de la prensa local, la actual administración no tiene apuros en traerlo a casa y por mi, la justicia francesa puede hacer con el lo que mejor le convenga.

Por más que utilizar el Corredor Norte me saque de apuros de vez en cuando, no deja de ser una canallada que hubiesen tenido que pasar sobre el Parque Natural Metropolitano para poder construirlo. Con algo de planificación y dos dedos de frente, tal vez no hubiese sido necesario tener que construirlo.

Ahora resulta que también quieren mudar las instalaciones de la Policía Nacional a terrenos del parque. Ahora sí es hora de protestar. En este caso sí se trata de un pulmón para la ciudad, un área oficialmente declarada como protegida, no de los árboles que talaron recientemente en Obarrio que, gústele a quien le guste, a fin de cuentas estaban ubicados en propiedad privada.

ÁREA PROTEGIDA

Parque Metropolitano, en la mira del Gobierno

El MEF analiza la posibilidad de construir la nueva sede de la Policía Nacional dentro del Parque Metropolitano. Los conservacionistas se organizan.

JOSÉ ARCIA
jarcia@prensa.com

La integridad del Parque Natural Metropolitano está otra vez en riesgo.

El Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) adelanta gestiones para construir una nueva sede de la Policía Nacional (PN) dentro del área protegida, y aunque todavía no está bien definido el proyecto, los grupos conservacionistas se han enterado de que se trata de unas 10 hectáreas de terreno boscoso que podrían quedar cubiertas de cemento.

Si los planes se concretan, sería la segunda vez que al parque se le despoja de parte de su terreno.

En 1995, el entonces presidente, Ernesto Pérez Balladares, atravesó el parque para construir el Corredor Norte.

En ese momento, al igual que ahora, la Ley número 8 del 5 de julio de 1985 -por la cual se creó el Parque Natural Metropolitano- prohibía las construcciones de obras civiles, pero la ley fue modificada para permitir la construcción de la autopista.

El actual gobierno, liderado por los partidos Cambio Democrático y Arnulfista, tendría que aplicar la misma fórmula para construir los nuevos edificios de la PN.

Por el momento, grupos conservacionistas ya tomaron una decisión: no ceder ni un centímetro del parque.

La Asociación de Ejecutivos de Empresas, por su parte, también ha manifestado su preocupación por la posible devastación del área y ha decidido “defender la integridad” de la reserva.

Liriola Pittí, directora de la Unidad de Bienes Revertidos del MEF, es consciente de que no es posible hacer uso del parque, pero al mismo tiempo señala que para hacerlo habría que modificar la ley.

EL GOBIERNO QUIERE PARQUE NATURAL METROPOLITANO

Sede de PN, a área boscosa

El Ministerio de Economía y Finanzas afina un proyecto para mudar la sede de la Policía. La primera opción han sido los bosques de un parque.

AMENAZA. De concretarse la idea del gobierno, de construir la sede de la Policía Nacional en tierras del Parque Natural Metropolitano, un área boscosa como la que se aprecia en esta foto se destruiría. Los grupos conservacionistas se organizan a favor del área protegida. CORTESÍA /Fundación Albatros
 

JOSÉ ARCIA
jarcia@prensa.com

“Reservar en la ciudad de Panamá un área natural que contribuya a mantener el equilibrio entre el medio natural y su hábitat urbano en particular, a fin de prevenir la contaminación y propiciar un ambiente sano” fue el objetivo por el que se aprobó, en 1985, la Ley 8, que establece el Parque Natural Metropolitano como un área protegida.

Doce años después, la realidad es otra.

Primero fue el gobierno del Partido Revolucionario Democrático (PRD), encabezado en su momento por Ernesto Pérez Balladares, que en 1995 vio en esa área protegida un estorbo para el desarrollo del Corredor Norte y, al final, logró que la ley se modificara para permitir la construcción de la vía.

En 2010, es el gobierno del “cambio”, liderado por los partidos Cambio Democrático y Panameñista, el que enfila su artillería legal y administrativa para hacer uso de otra parte de esas tierras. Esta vez, para construir una nueva sede para la Policía Nacional (PN).

Fuentes de grupos conservacionistas informaron que las intenciones del gobierno fueron comunicadas a los administradores del parque por el ministro de Economía y Finanzas (MEF), el panameñista Alberto Vallarino y que la Unidad de Bienes Revertidos del MEF ha pedido que le entreguen los contratos de concesión que tiene el parque con las empresas que alquilaron las instalaciones que tenía el ejército de Estados Unidos en el área – como el Club Ecuestre Metropolitano–, las cuales representan el 40% de sus ingresos.

LISTOS PARA PELEAR

No solo el ministro Vallarino se ha reunido con los administradores del parque, también lo han hecho grupos conservacionistas y gremios empresariales –como la Asociación de Ejecutivos de Empresas (Apede)–, aunque las intenciones de estos últimos son muy diferentes a las del gobierno. Empresarios y conservacionistas acordaron no ceder “ni un centímetro” del área protegida para la iniciativa que abandera el MEF.

Hasta el momento no hay nada concreto sobre el proyecto. Sin embargo, información extraoficial a la que han tenido acceso los ambientalistas indica que la zona a la que aspira echar mano el gobierno comprende unas 10 hectáreas ubicadas entre la Avenida Juan Pablo II y el Corredor Norte (ver infografía).

El rechazo de los gremios y las organizaciones no gubernamentales que protegen el ambiente no es el único escollo que enfrentará el gobierno, también deberá resolver el tema legal. La Ley 8 del 5 de julio de 1985, que crea el parque, prohíbe construcciones de obras civiles.

Los conservacionistas están conscientes de que este obstáculo es fácil de superar, ya que el gobierno tiene mayoría en la Asamblea Nacional y, tal como ocurrió durante la administración Pérez Balladares, podría modificar la ley sin problemas.

Las primeras voces en contra empiezan a escucharse. Alejandro Balaguer, director general de la Fundación Albatros Media, consideró que la iniciativa es la reafirmación del apetito que se tiene por esas tierras.

La construcción de una nueva sede de la Policía en la zona es solo la “punta del iceberg” de lo que puede ocurrir. “Hoy es la Policía, mañana es un proyecto inmobiliario”, enfatizó.

Lo que veo es una locura porque se trata de “militarizar” un área protegida, habiendo otros lugares en los que se puede ubicar esa sede, dijo Balaguer.

Rubén Castillo, presidente de Apede, aseguró que el gremio defenderá la integridad del Parque.

Argumenta que se deben buscar otras alternativas antes de pensar en la destrucción de esta área protegida. “La construcción tendrá un severo impacto sobre el parque”, advirtió.

La lista de grupos que se oponen a otra nueva intervención en las tierras del Parque Metropolitano la integran, además, The Nature Conservacy (TNC) y el Centro de Incidencia Ambiental (Ciam). Para Mayté González, directora de TNC, la iniciativa es un reflejo de que no existe una política ambiental en el país.

Alegó que la iniciativa gubernamental no se debe ver solo desde la perspectiva ambiental, sino también desde el punto de vista de la planificación. “En términos catastrales es una zona que se valoriza cada día que pasa, pero no podemos ver esa valorización sin el servicio ambiental que ofrece”, aclaró.

González coincide con Balaguer en el sentido de que “hoy es la Policía y mañana es un proyecto urbanístico”.

Félix Wing, director legal de Ciam y ex director del parque, consideró que la construcción del Corredor Norte, atravesando el área protegida fue deliberada, para que poco a poco el parque fuera perdiendo tierra.

Ciam ha iniciado una campaña denominada “Ni un árbol menos” y con esa consigna se apresta a defender esta zona, considerada el pulmón de la ciudad.

Balaguer va un poco más allá. Alerta que devastar el bosque del parque ocasionará un aumento en la temperatura de la capital.

ANAM Y MEF DICEN NO SABER DEL PROYECTO

Javier Arias, administrador de la Autoridad Nacional del Ambiente (Anam), dijo a este medio que hasta la fecha no ha recibido solicitud formal alguna de la iniciativa del gobierno.

Preguntado sobre su posición ante este tema y si la Anam estaría en capacidad de defender el parque contestó: “¿Por qué no? Estamos facultados por ley para hacerlo y el gobierno está dando claras señales de escuchar nuestras sugerencias. Prueba de esto es que el presidente me ha invitado a participar de las reuniones de Gabinete”.

Consultada sobre la iniciativa del MEF, Liriola Pittí, jefa de la Unidad de Bienes Revertidos, contestó: “En este momento no he recibido una solicitud formal para ello. Si es en parque nacional el que lo autoriza es Anam; si es en áreas revertidas es mi responsabilidad y cuando llegue me haré responsable de la decisión que se tome”.

Pittí recalcó que a menos que haya un cambio en la ley y el plan de uso de suelos esa porción [el Parque Metropolitano] no puede usarse. “Mientras la ley no cambie no podemos usar áreas que son parque nacional”, reiteró.

La administradora del Parque Metropolitano, Dionora Víquez, ha guardado silencio. Aunque se comprometió a conceder una entrevista, la canceló, alegando que espera la autorización del patronato, que preside el alcalde capitalino, el arnulfista Bosco R. Vallarino.

Se intentó obtener la versión del alcalde, pero no se le pudo localizar. Su equipo de relaciones públicas informó que esta semana, posiblemente, respondería.

El 3 de julio de 2009, recién asumía su mandato, el presidente de la República, Ricardo Martinelli, anunció que su gobierno daría una serie de beneficios para los casi 20 mil hombres que componían la Fuerza Pública, entre ellos, supermercados, equipos técnicos, aumento de salarios y barriadas para residir, para evitar que tuvieran que convivir con los maleantes a los que luego debían apresar.

LA TELARAÑA JURÍDICA DEL AMBIENTE

Que el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) esté impulsando la construcción de una nueva sede de la Policía Nacional dentro del Parque Nacional Metropolitano es un mal presagio para el ambiente. La Autoridad Nacional del Ambiente (Anam) es representada ante el Ejecutivo por el MEF, de acuerdo con la Ley 41 de 1998, que creó la Anam.

Esto le permite al Ministro de Economía y Finanzas presentar ante el Consejo de Gabinete una iniciativa legislativa para modificar la ley del Parque Nacional Metropolitano y de paso permitir la construcción de la nueve sede. Jorge Mitchell, ex director de Asesoría Legal de la Anam, dijo que esa posibilidad legalmente es viable.

Sin embargo, consideró que la Ley 41 también le confiere a la Anam herramientas legales para oponerse a una iniciativa como esta, con informaciones técnicas y científicas sobre la necesidad de conservación de la zona. “La Anam, por ley, no solo está obligada a conservar la biodiversidad, sino a recuperarla”, indicó.

Imperio a lo PTY

Idealistas… eso es lo que somos y no hay verguenza en eso.

También he leido este artículo que cita el Dr. Pichel, y me llena de orgullo saber que los ticos piensen de esta forma de nosotros, con todo y las muchas flores que se tiran de ser “la Suiza de Centroamérica”.

Las cosas que hoy los disfrutamos los panameños no han sido grados. Nos ha costado muchos años de luchas contra el imperialismo gringo, el militarismo, la corrupción y lo que llamo la mentalidad de aldea de muchos panameños.

Si hemos logrado mantenernos Pro Mundi Beneficio aun arrastrando todas estas cargas, imagínense de lo que seríamos capaces si en efecto todos trabajáramos en serio.

LASTRE SOCIAL

¿Y si no hubiera corrupción?

Daniel R. Pichel
dpichel@cardiologos.com

Hace unos días, alguien me mandó un correo electrónico con un artículo de opinión del ingeniero César Monge, aparecido en el periódico La Nación de Costa Rica en noviembre de 2007, sobre “El Imperio panameño”. El autor hace un recuento sobre la forma como Panamá ha manejado su canal desde que fuera entregado por Estados Unidos el último día del siglo pasado (ya sé, técnicamente el siglo XXI comenzó un año después, pero eso no es relevante para el tema), y la forma como ha tomado responsablemente el compromiso de ampliarlo para beneficio de todos los usuarios del mundo y, de paso, obteniendo importantes beneficios económicos para el país. La conclusión del Sr. Monge es que “Panamá, un país chiquito crecido a la sombra de los gringos, si sigue su ritmo de progreso por 20 ó 30 años más, será la Singapur de América Latina”.

Curiosamente, los panameños consideramos que nosotros debemos imitar a Costa Rica en la forma como hacen las cosas. La solidez de su democracia, la imagen de transparencia que proyectan y la visión de progreso basado en innovación que han demostrado, han sido consideradas como ventajas competitivas de nuestro vecino de oeste al compararse con nosotros. Sin embargo, también nosotros tenemos cosas que envidiar.

En el mismo camino, esta semana leímos una noticia importantísima para el país, aunque haya quedado un poco diluida entre los “dime que te diré” de las indagatorias a los sospechosos de blanqueo de capitales, el número de rayitas que muestra la señal del “Internet para Todos” y los arrebatos de niño malcriado de los dirigentes de Frenadeso. El miércoles se confirmó que Panamá mejoró su calificación de riesgo alcanzando el grado de inversión, lo que debe reflejarse en mejores indicadores económicos que de una vez por todas permitan una distribución más apropiada de la riqueza que se produce en el país. Esto es el resultado del trabajo organizado y metódico de los equipos de economía y finanzas de los últimos cuatro gobiernos que produjeron escalonadamente los cambios necesarios para alcanzar este importante logro. Y esto, hecho todo por “panameñitos vida mía” que han demostrado nuevamente de lo que somos capaces.

Pero (porque siempre hay un pero), aunque todo esto nos hace sentirnos orgullosos como panameños, si lo analizamos un poco más en detalle, lo que debería producirnos es una terrible frustración y unas inmensas ganas de apretarle el pescuezo a los corruptos. ¿Se imaginan lo que seríamos si durante esos mismos años en que se trabajó en el saneamiento y depuración de nuestra macroeconomía no se hubieran cometido los abusos que se cometieron? Tal vez no tendríamos que esperar un cuarto de siglo y ya seríamos “El Singapur de Latinoamérica”.

Es vergonzoso que un país con el potencial de Panamá, con profesionales de altísimo nivel, con banqueros responsables y disciplinados, con investigadores de talla mundial, con centros de excelencia científica, con una naturaleza maravillosa, con una fauna y flora envidia de cualquier nación del primer mundo, con un sistema económico basado en una moneda estable (al menos por ahora), un clima sin extremos y similar durante todo el año y una posición geográfica que lo hace único como encrucijada de comunicaciones y comercio a nivel mundial, se vea afectado por las maleanterías de quienes han visto en todos esos elementos una oportunidad para enriquecerse y no para hacer progresar el país para beneficio de todos los habitantes.

No es aceptable que, teniendo un gran futuro por delante, estemos empantanados discutiendo cuánto se robó cada ex presidente, cuántos millones dilapidaron los diputados para hacer política a través del FIS, cuántas coimas se cobraron para permitir cambios de zonificación en la ciudad y así canibalizar el espacio urbano, cuántos presos pueden sacarse de la cárcel usando como garantía una finca que se le aumentó el valor catastral de manera obviamente fraudulenta, cuántas concesiones directas sin licitación se dieron para beneficiar a amigos y familiares, cuantos ministros aprovecharon su posición para hacer negocios personales o cuántos “asesores” se embotellaron para pagar favores políticos. Estos temas no deberían distraernos si tuviéramos un sistema de justicia que funcionara, donde quienes cometieran delitos pagaran por ellos y donde ningún “contacto político” garantizara impunidad.

Pero estas irregularidades no podemos enfocarlas solamente en quienes ocupan cargos públicos. También debemos entender que son tan responsables de estas irregularidades los funcionarios, como los individuos y empresas que favorecen estos actos de corrupción. Hace tan solo unos meses, vimos un extenso reportaje sobre los sospechosos ingresos que obtuvo un ingeniero municipal, aparentemente para favorecer a los promotores. Pero, en esa investigación, solamente vimos una escueta lista con nombres de quienes pagaron. Creo que La Prensa tiene aún la deuda con sus lectores de investigar profundamente qué empresas pagaron esas importantes sumas y quiénes son las personas que se encuentran detrás de esos proyectos. Si el sistema judicial no funciona, por lo menos que el señalamiento social pueda ser un elemento a tomar en cuenta antes de “coimear” a algún funcionario. Mientras no entendamos que todos somos en mayor o menor grado responsables de lo que pasa (incluso, no denunciar un acto de corrupción contribuye al problema), no lograremos terminar con esta lacra que nos impide desarrollar el país. Entendamos que tenemos todos los elementos para llegar a ese “primer mundo” que tanto añoramos. Ahora solo nos falta que entre todos queramos lograrlo…

Como he mencionado en otras ocasiones, no son muchos los recuerdos conscientes que tengo de la dictadura. Recuerdo a los civilistas, los pañuelos blancos, las marchas y la sonadera de pailas, mas si dijera que recuerdo a sus personajes, estaría mintiendo.

El Knockout de hoy en La Prensa muestra a uno de estos personajes, Aurelio Barría.

KNOCKOUT / Aurelio Yeyito Barría

Si el gobierno de Martinelli sigue centralizando el poder, caeremos en una dictadura civil

FLOR MIZRACHI ANGEL
flor@prensa.com

La lucha por la justicia en Panamá tiene un rostro de vieja data. Aurelio Yeyito Barría, líder de la Cruzada Civilista, asegura que los pañuelos blancos siguen tan vigentes como hace 20 años. Sobre todo ahora, que la sociedad empieza a temerle a las represalias,

¿Qué sintió al ver a Balbina Herrera con pañuelito blanco (en la marcha de reactivación de la cruzada)?

Sorpresa, pero te aseguro que fue más difícil para ella que para mí.

¿Por la conciencia?

Porque ella es la antítesis de la cruzada. ¿Crees que los políticos tienen conciencia?

¿Es cierto que usted cuestionó al Ejecutivo por orden de los Motta, empresa donde trabaja, para evitar las medidas fiscales que los afectarían a ellos?

Eso es falso. Hoy, como ayer, yo lucho por mis principios y convicciones.

¿Qué pasó con José Raúl Mulino? ¿Se le olvidaron sus tiempos de civilista?

No, espero. Debería oír más a la sociedad civil, que cuestiona y no co-gobierna.

¿Cuánta importancia le da el gobierno a la sociedad civil?

Del uno al cinco, dos.

¿Ve hoy a la sociedad civil más o menos decidida que hace 20 años?

La sociedad civil está empezando a tener temor, de nuevo, a las represalias. Eso es un mal síntoma.

Ya tenemos democracia. ¿Y justicia?

Débil, pobre e interferida por el Ejecutivo.

¿Este gobierno es autoritario?

Está mostrando eso, y tiene un riesgo. Si el gobierno de Martinelli sigue centralizando el poder, caeremos en una dictadura civil.

¿Usted votó por él?

Sí. Como independiente.

¿Y se arrepiente?

No… era el menos malo.

¿En qué se diferencian Bucaram y Martinelli?

No sé, porque a Bucaram lo sacaron… Yo espero que a Martinelli no le pase eso.

El nivel de corrupción en Panamá, del 1 al 5.

5.

Violencia.

5.

Valores cívicos.

3.

100 para los 70, bonos, mochilas… ¿Medidas populistas o deudas históricas con la población?

Son un paliativo, pero no resuelven el problema.

¿Qué prefiere, consultas ciudadanas sin resultados o resultados sin consultas ciudadanas?

Resultados sin consultas, pero lo ideal sería consultas con resultados.

¿Qué cree usted que debe pasar con Noriega?

Debe cumplir sus condenas en Panamá y en Francia. Aún no ha saldado su deuda con la sociedad panameña.

¿Ya lo perdonó por su secuestro y encarcelación?

Me es indiferente.

¿Qué le diría si lo tuviera enfrente?

Ya lo tuve frente a mí en el juicio en Miami, y le dije: “así te quería ver”. Y así lo quiero seguir viendo.

¿Qué rechaza usted más que a los militares?

Corrupción e impunidad.

¿A qué militar prefiere? ¿A Daniel Delgado Diamante o a Gustavo Pérez?

A ninguno de los dos. Soy alérgico a los militares.

¿Le tienta la función pública o está cómodo en la empresa privada?

Estoy cómodo. Para participar hay que pertenecer a un partido político, y todos están desprestigiados.

Usted fue director del Fondo de Emergencia Social, hoy Fondo de Inversión Social. ¿Antes había tantos chanchullos como ahora?

No. Ahora, sin control previo y con la plata en manos de los políticos, la pobreza está politizada.

¿Qué no ha visto todavía en el país?

Voluntad desinteresada de servicio en los políticos.

¿Cuándo volverán a sonar las pailas?

Más temprano que tarde.

PERFIL

El fundador de la Cruzada Civilista, Aurelio Barría, es licenciado en economía y finanzas. Ha sido presidente de la Cámara de Comercio, diplomático de la Embajada de Panamá en Washington y director del Fondo de Emergencia Social. Es el vicepresidente ejecutivo de Motta Internacional.

Ven que no soy solo yo…

A todo esto, ¿cuál es la función de una asociación de esposas de diputados?

No sé si será el hecho de que crecí en una época en que la mujer se prepara más que los hombres e igual salen a trabajar, pero la idea de que existan asociaciones de esposas me suena a doñas que se sientan con sus pamelas y abanicos a quejarse de lo mucho que sus espositos trabajan y a comparar los sueldos de sus esposos.

Les diría que busquen un oficio propio, pero la verdad es que en el caso de los diputados no tengo armas para decirles eso ya que sus esposos trabajan hasta menos que ellas.

Capilla.

La Asociación de Esposas de Diputados pretende construir una capilla en la Asamblea Nacional. ¿Qué pasará con los no católicos? Antes de dar otro paso deberían consultar al presidente, Ricardo Martinelli, para que les cuente lo que le pasó en Jerusalén cuando mezcló religión y política.