Entre todo, ha sido un buen día y todos lo serán mientras tenga salud y voluntad de pelear por mi Napo.
Esta mañana logré hablar con él o más bien hablarle.
Le digo que su mami lo ama, que lo piensa todo el tiempo y que pronto lo sacará de ese calabozo donde lo tienen. Le canto esa de Los Panchos que el y yo bailamos apretaditos: “Me importas tú y tú y tú y solamente tú y tú y tú y nadie más que tú”… Jamás imaginé una canción tan sencilla y tan perfecta como esa.
Aun no me cabe en la cabeza que su papá se limpie diciendo que si no contestan es porque Daniel jugando le quita el timbre al teléfono y por eso no escucha cuando llamo.
También hablé con mi abogada y me informa que rechazaron el recurso de reconsideración que interpuso el abogado de Tomás.
Ya esto es otra cosa más a nuestro favor, pero, al igual que con los demás procesos, hay términos que deben ser respetados.
La espera es tediosa, pero por mi Napo, esto no es nada.

Anuncios