Toda mujer sueña con encontrar el amor de su vida.
En mi caso, el amor de mi vida resultó ser alguien guapo, inteligente y conversón. Amante de la buena comida, preferiblemente la que yo hiciera, con una risa contagiosa y ojos en los cuales perderme.
Que diera besos sabrosos y me curara cualquier mal con un abrazo, que mi familia lo adore y que quisiera a mi mamá.
¿Todo eso en un solo paquete? ¡Sí! Es mi Daniel.

Anuncios