Desde hace semanas andan en los medios con la cantaleta de preguntarle a la gente si está de acuerdo o no con la propuesta que ha hecho la Asamblea al Ministerio de Educación de prohibir la celebración del Haloween en los colegios públicos y privados.

Es cierto que culturalmente no tenemos nada que ver con el Halloween y a fin de cuentas tiene sus orígenes en una fiesta pagana, pero tampoco puedo dejar de recordar la emoción con que mi abuela me contaba que en sus tiempos el IPA se celebraba tanto Halloween como Thanksgiving.

Claro, el colegio fue fundado por misioneros metodistas y para la época que mi abuela estudió ahí, muchos de los maestros y directivos todavía eran gringos, muy en contraste con la época en que yo estudié ahí, que los maestros te vendían la idea que celebrar Halloween era adorar al mismo Lucifer.

Honestamente, el Halloween como celebración me resulta indiferente más bien por que no tendría la menor idea de qué hacer con tanta burundanga, pero el hecho que en la Asamblea de Diputados estén destinando tiempo para legislar sobre algo tan trivial me parece un tanto ridículo.

Según el Diputado Alcibiades Vásquez, esta solicitud se debe a que los estudiantes deberían resaltar los símbolos patrios en lugar de esta celebración, pero Halloween o no Halloween, eso no quita los meses de práctica de los chicos de las bandas, además que los colegios preparan la decoración para fiestas patrias con semanas de antelación y seguramente si se toca algo sobre Halloween, es algo mínimo.

Ahora, tomando en cuenta la cantidad de niños extraneros registrados en colegios internacionales en Panamá, quiero que alguien me expliqué cómo se les dice que no se puede celebrar Halloween en sus escuelas.

Por el otro lado, una restricción como esta crea un precedente que puede extenderse a otras celebraciones religiosas o culturales. Es decir, el mismo argumento se podría utilizar para prohibir el Hannukah en un colegio judío, ya que no se trata de una festividad cristiana, mucho menos católica. Recuerden que la constitución panameña reconoce a la religión católica como la practicada por la mayoría, así que amparándose en la constitución, cualquier cosa esposible.

De la misma manera también puede la Asamblea sugerir prohibir el uso de imágenes de Santa Claus, renos y hombres de nieve durante las fiestas navideñas ya que estos personajes distraen de la celebración del nacimiento de Dios en la tierra…

Anuncios