Hace 20 años, el General Manuel Antonio Noriega, ex-hombre fuerte de Panamá, fue llevado a una prisión federal en Miami, en la cual sirvió, por buena conducta, solo 17 de los 30 años a los que fue condenado.

A pesar de que se le condenó por lavado de dinero y tráfico de drogas, Noriega mantuvo status de prisionero de guerra, lo que le permitía en su celda ciertas comodidades como televisión, fax y he escuchado por ahí que equipos para hacer ejercicio.

Lo que llegó el pasado 27 de abril a la prisión de La Santé, en París, en contraste, es un viejo decrépito, enfermo y según dicen las noticias, de torpe andar.

¿Que es un cuadro digno de lástima? Ya lo creo, pero pregúntenle si el sintió lástima, no por los muertos, desaparecidos y torturados de su régimen, sino por sus familiares.

Tomando ese último argumento en cuenta diría que habría que tener lástima por su familia, pero diría que por lo menos a su hija Sandra Noriega, no le fue tan mal, ya que durante el mandato de Martín Torrijos fue escogida como diputada para el Parlamento Centroamericano, ni a su hermana Thays, quien ingresó al servicio diplomático panameño durante el 2006,  también durante la administración de Torrijos. Se dice a pesar de haber obtenido el mayor puntaje en los exámenes de Cancillería, el proceso no se dio de forma transparente.

A todo esto, si los Noriega Sierio quedaron tan en la lama luego de que las propiedades del MAN fuesen confiscadas y congeladas, por lo menos debieron tener un buen colchón guardado para que Thays Noriega pudiese disfrutar de una educación que le permitiese prepararse para este cargo, tal como comparte Julio Yao: http://www.rodelu.net/yao/yao037.html

A pesar de las declaraciones que hiciese la familia de Heliodoro Portugal lamentando la extradición de Noriega a Francia, toca aceptar que, si bien las acusaciones que lo mantienen allá son solo por lavado de dinero, está cumpliendo un castigo más severo que el que recibiría de haber sido repatriado a suelo panameño, donde lo más probable sería un arresto domiciliario igualito al del Toro.

Según reportes de la prensa local, la actual administración no tiene apuros en traerlo a casa y por mi, la justicia francesa puede hacer con el lo que mejor le convenga.

Anuncios