Según Benjamín Franklin, “Nada en este mundo es seguro a excepción de la muerte y los impuestos”. Por morboso que suene, a mis 25 añitos, estoy clarita con que no quiero ser enterrada cuando me muera.

Honestamente, me causa pánico la idea de caer en un coma y que milagrosamente despierte para darme cuenta que me han metido en un cajón del cual no puedo salir. Además, la idea de una misa de cuerpo presente me parece muy de mal gusto.

Por más que digan que todos somos parte de una cadena alimenticia, tampoco me agrada mucho la idea de convertirme en comida para gusanos, y, con las opciones existentes, igual en polvo iremos a parar. Por lo menos la cremación es un poco más versátil. Pueden guardarte en una urna, arrojar tus cenizas al mar o a un río, o lo cual yo pensaba era bastante ecofriendly, plantar un árbol con ellas. Claro, todo esto después de haber contribuido a prolongar la vida de alguien más al donar tus órganos.

Tenía la idea de tener todo eso cuadrado a mi nada avanzada edad era un tanto morboso, hasta que encontré este artículo…

Polvo eres y en polvo te convertirás…

Ni cremación, ni entierro: liquidificación

Un bioquímico escocés cree haber hallado la mejor forma para deshacerse de un cuerpo sin contaminar el medio ambiente.

Ni cremación, ni entierro: liquidificación

“Hidrólisis alcalina”

A simple vista puede confundirse con una lavadora industrial, una secadora o incluso con una suerte de tomógrafo.

Pero en realidad, este aparato diseñado en Escocia es un dispositivo que -según sus creadores- permite deshacerse de los restos humanos de una forma más ecológica que la cremación o el entierro.

La técnica, conocida en inglés como Resomation, imita el proceso de hidrólisis alcalina que ocurre naturalmente cuando un cuerpo se descompone. Sólo que este caso, la descomposición que normalmente ocurre en un lapso de hasta 20 años, se produce silenciosamente en cuestión de dos o tres horas.

“Nosotros sumergimos el cuerpo en una solución de agua con hidróxido de potasio y lo sometemos a un temperatura de 180ºC”, le explicó a BBC Mundo Sandy Sullivan, una de las personas detrás de esta iniciativa.

Como resultado se obtiene una pila de cenizas, similares a las que produce la cremación.

Las ventajas ecológicas, según Sullivan, son múltiples.

“En principio, tiene el beneficio de que no requiere espacio. Y en comparación con los métodos de cremación tradicional, tiene una huella de carbono mucho menor ya que utiliza ocho veces menos energía”, explicó Sullivan.

“Además no produce emisiones de dioxinas ni de mercurio dado que, al final del proceso, las amalgamas de la dentadura pueden recuperarse”.

Caderas postizas, como nuevas

El cuerpo se envuelve en una funda de seda (también puede ser lana o cuero) y se coloca dentro de un ataúd de madera para trasladarlo al aparato.

Restos

“Restos”

Como la madera no puede ser sometida al proceso de hidrólisis alcalina, el cajón se recicla para el próximo cuerpo.

Otra ventaja adicional, señala Sullivan, es que el método de descomposición acelerado permite reciclar cualquier implante médico que contenga el organismo.

“Después del proceso, los implantes como las articulaciones de cadera o rodilla, por ejemplo, quedan en condiciones impecables. Pueden volverse a utilizar y beneficiar a muchas personas que no pueden acceder a estos tratamiento médicos por falta de dinero”, explicó Sullivan.

En cuanto a su costo, el inventor escocés señala que es muy similar al de la cremación, a la que también se parece en cuanto a la forma de la ceremonia.

Solución amable, económica y verde

El método no es completamente nuevo. Fue desarrollado en el pasado para deshacerse de los cadáveres de animales afectados por enfermedades como la aftosa o el mal conocido popularmente como la enfermedad de las “vacas locas”.

Sandy Sullivan

“Sandy Sullivan”

Lo que Sullivan hizo fue transformarlo en un proceso específico para lidiar con el cuerpo de seres humanos.

Actualmente está aprobado en cinco estados de Estados Unidos (Florida, Colorado, Maine, Minnesota y Oregon) y en Toronto, Canadá.

Sullivan espera que para fines de abril el Parlamento Escocés -que está considerando el tema en estos días- apruebe su utilización en Escocia.

“Desafortunadamente no hay una forma linda para irse de este mundo”, dijo Sullivan.

“Creo que al menos este método ofrece una solución compasiva, amable, rápida, económica y además, no contaminante con el medio ambiente”, concluyó el inventor escocés.

BBC Mundo.com – Todos los derechos reservados. Se prohíbe todo tipo de reproducción sin la debida autorización por escrito de parte de la BBC.

Anuncios