Una de mis imágenes favoritas del viaje que hice a Munich en junio fue un día pasando por Karlsplatz que vimos una fila de taxis nítidamente estacionados alrededor de una rotonda.

Parecerá tonto, pero no deja de impresionarme el orden, la limpieza y la puntualidad del servicio de transporte público de las ciudades que visité durante ese viaje… bueno, a excepción de Paris, donde las viejitas te empujan y te pegan y si te descuidas, puedes acabar con alguna axila asquerosa en la cara.

Volviendo a Panamá, salió este lunes en La Estrella que a los taxistas se les está venciendo el plazo de la cuarta prórroga que reciben desde el 2006 para pintar sus vehículos de amarillo, tal y como fue anunciado en la Gaceta Oficial.

Según la nota publicada en La Estrella, cifras de la Autoridad de Tránsito y Transporte Terrestre dicen que en enero de 2009 había 25,442 taxis inscritos a nivel nacional y sólo 1,838 estaban pintados de color amarillo.

Esta cifra no representa ni el 8% de los taxis en circulación y tienen el descaro de pedir más extensiones aduciendo que  el registro aumentó de $2 a $20 y que también tienen que pagar por la placa particular.

Ahora, asumiendo que cobren $2 por carrera, les tomaría 10 carreras al día para recaudar el dinero necesario para el registro vehicular. Claro, también tienen que poner gasolina, comer y mantener a sus familias, pero aun así, el dinero para el revisado y ambas placas saldría en una semana fácilmente.

Tal vez esté sobresimplificando la matemática, pero de que la plata sale, sale.

 

 

 

Taxis en Karlsplatz

Anuncios