Para ser una mujer trabajadora, independiente y decidida, hay un comentario recurrente de mi madre que me saca de quicio. “Si yo pudiera hacer un batido entre tú y tu hermana, sacaría la mujer perfecta”.

Mi hermana es alta, delgada, de cabellos largos y oscuros y nunca sale de casa con un pelo fuera de lugar. Yo soy bajita, flaquita y si me dejaran iría a trabajar en pijamas. En mi cabello aun se ven vestigios de una mecha color magenta que me hice en octubre de 2007.

Mi hermana tiene un evento casi todos los fines de semana, pero no es con cualquiera con quien entra en confianza. Yo prefiero salir al cine o a comer y solo voy muy de vez en cuando a la discoteca porque honestamente, me da pereza, pero puedo ser un tanto más aventada.

En el colegio, mi hermana es mucho más aplicada de lo que jamás fui. Es más, hasta tiene notas más altas que las que yo tenía, pero la que tiene la reputación de ser la cerebrito soy yo. C’est la vie.

De vuelta al comentario de mi mamá, según ella, si pudiera tomar el look de mi hermana y mi intelecto y meterlo en un solo paquetito, tendría la mujer perfecta.

Ahora, a las dos desde pequeñas nos han animado a involucrarnos en cuanta actividad haya disponible: ballet, clases de música, francés, italiano, tennis, teatro, directivas del colegio, en fin. Donde suenen una lata, ahí estamos.

Gente que no conoce a mi hermana, le ha salido con comentarios insinuando que hay cosas que no sabe o tratándola de tonta, como si ser bonita le quitara materia gris. Por suerte no han sido muchos. Ya sería el colmo.

Al menos hay gente que dice tanto mi hermana como yo echamos al traste el esterotipo de que si eres bonita, no eres inteligente, o si eres bonita y exitosa, fue porque te metiste en la cama de alguien. Lastimosamente, hay mujeres que se empeñan a que la gente siga pensando que las bonitas son brutas… y no solo eso, sino que sus esfuerzos los riegan por Internet.

Esto me lo envío ya hace ratito un periodista muy querido y sin exagerar, casi me voy para atrás de lo duro que me estaba riendo…

 

A Miss Universo le encanta Guantánamo
Yolanda Valery
Yolanda Valery
BBC Mundo, Caracas

 

Dayana Mendoza, Miss Universo
Mendoza fue coronada Miss Universo en 2008.

“¿A dónde vas en Semana Santa?”, aparece la pregunta de celular en celular por mensajería de texto. “Vámonos a Guantánamo, que es muuuuy divertido”. De esta manera corren por Venezuela las burlas por la opinión que la Miss Universo venezolana, Dayana Mendoza, se formó de la base estadounidense en Cuba, tras una visita reciente.

Mendoza, y Miss Estados Unidos, Crystal Stewart, cumplían un compromiso de trabajo en la base estadounidense, que se utilizó para alojar a “combatientes enemigos” – así calificados por Washington – en la llamada “guerra contra el terrorismo”.

Grupos de derechos humanos han denunciado el uso de técnicas de tortura contra los internos, que hoy son unos 240. Estas denuncias han recorrido el mundo y dado pie a críticas contra el gobierno de Estados Unidos, al punto de que el presidente Barack Obama ordenó su cierre para el enero del año próximo.

Pero ésta no parece haber sido la cara de Guantánamo que observó Dayana Mendoza.

Hermoso y relajante

“Andábamos con los muchachos de la Costa Este. Nos mostraron el bote por dentro y por fuera, cómo trabajan y qué. Dimos una vuelta por tierra y fue muuuuuy divertido”, decía la reina de belleza en una entrada del blog de la organización Miss Universo, que ya ha sido sacada de la red.

Imagen emitida por el ejército de EE.UU. en la que se ve un detenido en el campo de detención número 4 de Guantánamo.  Foto de archivo: Nov. 2008
Organizaciones en todo el mundo condenan la existencia del centro de detención de Guantánamo.

Mendoza también recorrió los campos de detenidos y vio “las cárceles, cómo se entretienen con películas, clases de arte, libros”.

“Fue muy interesante”, opinó Mendoza.

En suma, a la miss le pareció que el lugar era “hermoso, relajado y calmado”, aseguró que la trataron en forma “increíble”, y expresó no querer irse del lugar.

Tras el escándalo que provocaron estas impresiones, la organización Miss Universo publicó una nota oficial, en la que señala que la visita a Guantánamo fue parte de “una gira de buena voluntad para visitar a los hombres y mujeres uniformados que prestan servicio al país en el mundo entero”.

La declaración agrega que los comentarios de la miss se refería a la hospitalidad que le brindaron los militares y sus familiares en la base.

No es la primera vez

“En nombre de la mujer venezolana, quiero decirle a todo el mundo que no todas somos misses”, le comentaba, indignada, a esta reportera una joven en las calles de Caracas.

Aquí en Venezuela estábamos todos muy orgullosos, porque hasta ahora (Dayana Mendoza) había realizado una muy buena representación
Daniel Uzcátegui, periodista venezolano

Y es que no es la primera vez que una reina de belleza venezolana hace un comentario que da pie a la sorna y pone en entredicho la “fibra intelectual” de las jóvenes que participan en este tipo de concurso.

En una ocasión una representante venezolana dijo en una competencia internacional que le encantaba “la música de Shakespeare”.

Pero el caso de Dayana ha tomado por sorpresa a quienes siguen su desempeño.

“Aquí en Venezuela estábamos todos muy orgullosos, porque hasta ahora había realizado una muy buena representación”, le dijo a BBC Mundo el periodista de espectáculos del diario El Universal, Daniel Uzcátegui.

Uzcátegui comentó que, ciertamente, las aspirantes a un título de belleza están rodeadas de un grupo de preparadores en aspectos como oratoria, cultura general y temas de actualidad.

“Pero parece que esta vez la fortuna no la acompañó”, indicó el periodista.

La joven de 22 años se inició en la pasarela cuando era una adolescente. Vivió varios años fuera del país, y trabajó en el campo de la moda en ciudades como Milán.

Su triunfo en el Miss Universo – el primero de una modelo criolla tras una sequía de diez años – reavivó una vieja pasión venezolana por estos concursos, en los que el país había sido particularmente prolífico.

Pero quizás la audiencia local vuelva a reconsiderar si los apoya o no, según le dijo a BBC Mundo el periodista de El Universal.

“Estas competencias van perdiendo impacto por situaciones como ésta”, señaló Daniel Uzcátegui, quien además se preguntó qué será del futuro profesional de Dayana Mendoza.

“Ya la había contratado un canal de televisión muy importante para un programa de alto perfil. No sé cómo va a quedar eso después de estas declaraciones, porque la han hecho la burla nacional de la radio, la televisión y la prensa”, indicó.

 

Anuncios