Las pilas de periódicos en mi puesto siguen altas y mi desorden se extiende entre el espacio que dos personas deberían utilizar… suerte la mía que no hay nadie más en mi área.

Sigo encontrando cosas extrañas en los periódicos, los arranco y me los traigo a casa con la esperanza de encontrar tiempo para escribir sobre eso… como el caso de un finlandés que perdió un dedo y se implanta una memoria USB en su lugar (La Prensa, viernes 13 de marzo, Mundo)… parece sacado de Ripley’s Believe it or Not! Estoy segura de que hubiera visto la manera de que me pegaran mi dedo de nuevo.

O que La Estrella (17 de marzo, página 2A) le dedique el espacio equivalente a aproximadamente $500 en publicidad a un artículo sobre los apodos de los candidatos políticos… y para que no hubiesen explicado por qué a Samuel Lewis Navarro le dicen “El Perro”…  me decepcionan.

O para que me digan que mi querida Dora la Exploradora está perdiendo la inocencia… Ahora me salen con que van a sacar una muñeca “pre-adolescente” de Dora. No frieguen. Primero sacan una cómica de los Rugrats más grandecitos llamada “All Grown Up” y meten temas de homosexualismo. Ya este mundo está lo suficientemente jodido como para que ahora quieran empujarle esas ideas a los niños desde tan temprano. Lo siento, pero esa no es la clase de cómicas que quiero que mis hijos vean.

¿Alguien tiene algunos videos viejos de los Osos Gummy que me venda?

Anuncios