Casi me da dolor de pancita de reirme tanto de una de las notas en La Estrella de hoy.

Resulta que han sacado a la luz unas facturas de cuando mi querídisima candidata a la presidencia, Balbina Herrera, compró 2,500 mochilas en el año 2000, cuando era diputada del distrito de San Miguelito.

El asunto aquí es que comprando semejante cantidad, mi Balbinita pagó por las mochilas $10.50, precio al detal, en lugar de los $30 por docena ($2.50 por unidad), que debieron haberse pagado al ser esta una compra a gran escala.

O a Balbina se le olvidó qué es ser pobre y tener que regatear, o simplemente hace justicia al viejo dicho que reza “a lo que no nos cuesta, hagámoslo fiesta”.

Y claro que no le costó, si salió de mi bolsillo…

Anuncios